TIEMPO PASADO: Loring Oyarzábal - Diario Sur

www.diariosur.es/prensa/20070502/malaga/tiempo-pasado-loring-oyarzabal_20070502.html

 

JOSÉ MARÍA OCAÑA/apiedecalle@diariosur.es
 
 
 
UNA de las máximas figuras de la industria y comercio en Málaga durante la segunda mitad del siglo XIX fue Jorge Enrique Loring Oyarzábal (1822-1900), ingeniero de Caminos, Canales y Puertos por la Universidad de Harvard. Era el tercero de los siete hijos de George Loring James, de Massachussets, y María del Rosario Oyarzábal. En 1850 contrajo matrimonio con Amalia Heredia Livermore (1839-1902), hija de Manuel Agustín Heredia Martínez, nacido en la Sierra de Cameros (La Rioja), quien con su trabajo y comercio consiguió unos altos hornos (siderurgia que empleaba a 2.500 personas), 18 buques mercantes y la fundición de plomo de Adra.
 
El matrimonio Loring Oyarzábal y Heredia Livermore tuvo nueve hijos, que alcanzaron justa celebridad en el mundo de las finanzas y notable estima en la alta sociedad. Amalia contrajo matrimonio con Francisco Silvela Vielleuse, presidente del gobierno que intentó la regeneración, de la que fueron máximos exponentes Francisco Giner de los Ríos, Joaquín Costa y Macías Picavea, entre otras destacadas figuras que consideraban como ineficaces las discusiones ideológicas y aspiraban a fijar la atención sobre las realidades concretas -económicas, agrícolas, sociales - de la vida nacional. María Loring Heredia contrajo matrimonio con José Figueroa Torres, hermano del político Álvaro Figueroa Torres, conde de Romanones.
 
En 1844, el matrimonio Loring-Heredia poseía un capital estimado en 14 millones de reales, lo que le permitió fundar con Larios el Banco de Málaga. Loring es nombrado Marqués de Casa Loring. Sus barcos de vapor cruzan ya el Atlántico y le permiten traer exóticos árboles y un rico patrimonio arqueológico con el que crean la Finca de la Concepción, que solía visitar Cánovas del Castillo y en alguna ocasión la emperatriz Isabel de Austria. La febril actividad de Loring le llevó a participar en la construcción del ferrocarril de Córdoba a Málaga, de Campillos a Granada y en la compañía de Ferrocarriles Andaluces (FFAA). Tampoco los asuntos políticos le fueron ajenos. Vivió en Madrid de 1873 a 1890, fue diputado liberal, y en la legislatura de 1891 a 1893 fue nombrado Senador vitalicio. Fundó el periódico El Correo de Andalucía. Todas estas circunstancias contribuyeron para que contase con determinados enemigos políticos. Su hijo Manuel fue alevosamente asesinado por el periodista García Peláez en 1891.
 
Loring regentó los altos hornos de Málaga, una fábrica en Marbella, la factoría La Constancia y una fundición de plomo junto al francés José Huelín. La actividad industrial se extendió también a Córdoba. En 1866 iniciaba - según acertado juicio de Antonio Daza Sánchez- la mina Esperanza al norte de la sierra Palacios de Belmez y desde 1869 poseía en alquiler la después desaparecida Fusión Carbonífera y Metalífera de Belmez y Espiel y numerosos grupos de minas de hulla, como Santa Elisa, San Antonio, Trajano, Cabeza de Vaca y otras explotaciones en Montoro, Hornachuelos, Fuente Obejuna, Villanueva de Córdoba y Villanueva del Duque. Honró la memoria de Cánovas dándole este nombre a un pozo de la explotación Trajano.